jueves, 14 de marzo de 2013

HOY 14 DE MARZO HEMOS DISFRUTADO DE UN ENCUENTRO CON EL ESCRITOR GOMEZ CERDA

Hoy hemos celebrado un encuentro con el escritor de libros Alfredo Gómez Cerdá.
Ha sido muy emocionante, conocerlo personalmente, le hemos podido preguntar nuestras curiosidades sobre él , sus cuentos y su profesión.

Nos ha hablado de sus libros, de  su vida, de su trabajo etc......

Luego nos ha dedicado un momento personal a cada uno de nosotros y nos ha dedicado nuestro  libro que sin duda consevaremos como un recuerdo para siempre.

En nuestro  recuerdo quedaran  libros que hemos leído durante estos meses pasados, los trabajos de investigación sobre sus libros y biografía,  las animaciones a la lectura que hemos hecho con los compañeros y profesores etc........

POR TODO ELLO      ¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!!

 A ALFREDO GOMEZ CERDA,

 Y A TODOS














 

martes, 12 de marzo de 2013

BIOGRAFIA DE KANDINSKY


Wassily Kandinski

Wassily Kandinski
Vassily-Kandinsky.jpeg
Kandinski alrededor de 1913
Nombre completoWassily Vasílievich Kandinski
Nacimiento4 de diciembre de 1866
Bandera de Rusia MoscúRusia
Fallecimiento13 de diciembre de 1944
Bandera de Francia Neuilly-sur-Seine,Francia
NacionalidadBandera de Rusia Ruso
ÁreaPintor
FirmaKandinsky autograph.png
Wassily Kandinski (ruso: Васи́лий Васи́льевич Канди́нский, Vasili Vasílievich Kandinski) (Moscú4 de diciembre de 1866 -Neuilly-sur-Seine13 de diciembre de 1944) fue un pintor ruso, precursor de la abstracción en pintura y teórico del arte, con él se considera que comienza la abstracción lírica.

Índice

  [ocultar

[editar]Biografía

Nació en Moscú en 1866. En 1871 su familia se traslada a Odesa. De 1886 a 1889 estudia Leyes en Moscú. En 1896 rechaza un puesto docente en la Universidad de Dorpat para estudiar Arte en Múnich.
En 1901 funda el grupo Phalanx, cuyo propósito principal es introducir las vanguardias francesas en el provinciano ambiente muniqués, para lo cual abre una escuela en la que da clases. Sus pinturas de los primeros años del siglo son paisajes ejecutados con espátula, en un principio sombríos, para luego adquirir una intensidad casi fauve; también pintó temas fantásticos basados en tradiciones rusas o en la Edad Media alemana; este período está marcado por la experimentación técnica, en particular, en el uso del temple sobre un papel oscuro, para dar una impresión de superficie transparente, iluminada desde atrás. La consistencia tonal del claroscuro enfatiza el esquema borrando la distinción entre las figuras y el fondo, resultando una composición casi abstracta.
En 1902 expone por primera vez con la Secession de Berlín y realiza sus primeras xilografías. En 1903 y 1904 viaja por Italia,Países BajosÁfrica y visita Rusia. En 1904 expone en el Salón de Otoño de París.
En 1909 es elegido presidente de la Nueva Asociación de Artistas de Múnich (NKVM). La primera exposición del grupo tiene lugar en la galería Thannhauser de Múnich ese mismo año. Hacia el final de la década, las pinturas de Kandinski denotan una gran tendencia a la plenitud por la equivalencia en intensidad de las áreas de color y la superficie reluciente que destruye toda ilusión de profundidad. Las series de cuadros de jinetes en combate comienzan en 1909 y, en ellas, la línea del horizonte se va erradicando gradualmente, al igual que otras referencias espaciales.

[editar]Arte abstracto

El desarrollo de Kandinski hacia la abstracción encuentra su justificación teórica en "Abstracción y empatía" de Wilhelm Worringer, que se había publicado en 1908. Worringer argumenta que la jerarquía de valores al uso, basada en las leyes del Renacimiento, no es válida para considerar el arte de otras culturas; muchos artistas crean desde la realidad pero con un impulso abstracto, que hace que las últimas tendencias del arte se den en sociedades menos materialistas.
Kandinski, al igual que Piet Mondrian, estaba interesado también en la teosofía, entendida como la verdad fundamental que subyace detrás de doctrinas y rituales en todas las religiones del mundo; la creencia en una realidad esencial oculta tras las apariencias, proporciona una obvia racionalidad al arte abstracto.
En De lo Espiritual en el Arte, habla de una nueva época de gran espiritualidad y de la contribución de la pintura a ella. El arte nuevo debe basarse en un lenguaje de color y Kandinski da las pautas sobre las propiedades emocionales de cada tono y de cada color, a diferencia de teorías sobre el color más antiguas, él no se interesa por el espectro sino sólo en la respuesta del alma.
En 1913 una obra suya se presenta en el Armory Show de Nueva York y, al estallar la Primera Guerra Mundial, vuelve a Rusia, instalándose en Moscú, hasta 1921.
A partir de la Revolución de octubre de 1917, Kandinski desarrolla un trabajo administrativo para el Comisariado del Pueblo, para la Educación; entre los proyectos de este organismo está la reforma del sistema educativo de las escuelas de arte. En 1920 fue uno de los fundadores en Moscú del INJUK (Instituto para la Cultura Artística), a lo largo de este año surgió el conflicto entre Kandinski, Malévich y otros pintores idealistas frente a los productivistas (o constructivistas), Vladímir Tatlin y Aleksandr Ródchenko, este último grupo encontró un fuerte apoyo en "el plan de propaganda monumental" ideado por las autoridades políticas de la Revolución. La situación de tensión propició la salida de Kandinski de Rusia.





BIOGRAFIA DE GOMEZ CERDA

 
Biografía
Nací en Madrid, en la casa de mi abuela Dolores, un día muy caluroso de verano de la segunda mitad del siglo XX (más bien hacia el principio de esa segunda mitad). Como no tenían una cuna a mano, me metieron en un cesto de la ropa. Entre aquellos mimbres dormí mi primera siesta.
De pequeño
Pero creo que hasta que no cumplí los quince años y comencé a ir a un instituto situado muy cerca de la plaza de España, no comprendí que realmente vivía en Madrid. Había nacido en un barrio de la periferia, Carabanchel Bajo, y apenas había salido de él. Creo que toda la gente que vivía entonces allí tenía la idea de que una cosa era el barrio y otra, distinta, Madrid.
En ese barrio he vivido muchos años –no solo mi infancia y mi adolescencia– y siempre lo consideraré mi barrio, aunque me vaya a vivir a la Cochinchina. Hoy, apenas lo reconozco, pues la especulación inmobiliaria ha arrasado todo. Como muchos, tengo la sensación de haber nacido en un lugar que ya no existe.
Recuerdo muchas cosas de mi infancia, pero una quizá sobresale del resto: el patio enorme de la casa de mi abuela Dolores. ¡La de horas que habré pasado en él jugando con mis primos! Por cierto, tengo primos para aburrir.
Con los compañeros de colegio
Recuerdo también los colegios del barrio donde aprendí a leer y a escribir, pequeños, viejos e incómodos; por eso me quedé con la boca abierta cuando, al comenzar el Bachillerato, mis padres me llevaron al colegio Amorós, con los frailes. El colegio estaba situado en dos edificios bajos y gemelos en medio de una finca inmensa. Se llegaba por una calle que estaba entonces sin asfaltar y cuando llovía volvíamos a casa con barro hasta en las orejas. Había campo de fútbol, de balonmano, de baloncesto, una piscina que en invierno se helaba, zonas arboladas, un huerto, un palacio del siglo XVIII que perteneció a Godoy... Solo había una cosa en aquel colegio que no me gustaba: los profesores. Sentía pánico de los profesores porque a las primeras de cambio te pegaban una bofetada con todas sus ganas. Una, o dos, o tres, o diez... Todos perdimos la cuenta. Nadie se libró de los tortazos. Eso sí, a veces, algún profesor se ponía a jugar al fútbol con nosotros durante la media hora del recreo, entonces nos aprovechábamos y le dábamos patadas hasta en el carné de identidad. Mis cuatro años en el colegio Amorós habrían sido fantásticos si los profesores se hubieran dedicado solo a enseñar.
El instituto fue como una bocanada de aire fresco. Me sentí tan a gusto allí, tan libre, que hice de todo menos lo que se supone que debía hacer: estudiar. Lo pasé de maravilla, pero no hablaré aquí de mi expediente académico. En aquella época descubrí el teatro. Me fascinó. Escribía desde los once años, pero a partir de ese momento –y durante mucho tiempo– solo escribí teatro.
En la universidad
Mi primera experiencia literaria seria la viví a los veinte años y fue precisamente a través de una obra de teatro. Yo era el autor, el director y el actor principal. Muchos pensarán que era, además, un auténtico acaparador.
Había dejado los estudios al terminar el Bachillerato y había empezado a trabajar en lugares muy aburridos que no me interesaban nada (una compañía de seguros y la Administración). Pero como la literatura era ya mi pasión, a los veintiún años decidí matricularme en la facultad de Filología Española. Fueron cinco años en los que apenas pude escribir, ya que trabajaba por las mañanas y asistía a clases en el turno de tarde. Además, poco después nació mi hijo, Jorge.
Solo sacaba tiempo para escribir alguna poesía corta en el G, que era el autobús que iba desde Moncloa hasta la facultad de Filología.
Cuando acabé la carrera ya había decidido que no quería dedicarme a la enseñanza –¡qué cosa tan difícil la enseñanza!–, por eso empecé a escribir sin parar.
A los veintiocho años conocí a un productor de cine y colaboré como guionista en su empresa. Era para mí un mundo desconocido y fascinante. Durante dos años hice algunos guiones y adapté novelas, pero no fue una experiencia gratificante, sobre todo porque las películas que se hacían allí no me gustaban nada. Fue una pena, porque el cine me encanta.
Con mi hijo Jorge
Y por aquel entonces sucedió. Acababa de cumplir treinta años y mi hijo Jorge, seis. El caso es que escribí dos libros para niños, uno se llamaba El árbol solitario y el otro Las palabras mágicas. Me sentía muy inseguro escribiendo relatos infantiles, pero decidí probar suerte con un premio literario que vi anunciado en alguna parte, se llamaba –y se llama– “El Barco de Vapor”. EnviéLas palabras mágicas y no se me dio mal, pues gané el segundo premio y, sobre todo, me publicaron el libro.
Y ahí empezó realmente todo. Descubrí de pronto un mundo lleno de creatividad desbordante, de imaginación, de comunicación mágica y, en definitiva, de literatura.
Alejo Carpentier decía que los escritores no eligen los libros que escriben, sino al revés: los libros eligen al escritor. A mí me ha pasado eso con la literatura infantil y juvenil.
Desde entonces no he parado ni un solo día de escribir. No puedo parar, pues siento una fuerza misteriosa que me empuja. Primero escribo los libros en mi cabeza y luego en un papel, aunque a veces lo hago al mismo tiempo. Siempre digo que me inspiro en dos miradas: una interior, que busca dentro de mí mismo; y otra hacia fuera, que busca a los demás.
Firmando libros
Ya he publicado más de ochenta libros –aunque muchos son cuentos cortos– y he viajado por muchas partes hablando de ellos con niños y jóvenes de todas las edades. Me gusta escribir para todas las edades –también he escrito para adultos–, me gusta tocar todos los géneros, me gusta saltar de un tema a otro... Por este motivo, algún crítico ha dicho que soy un escritor muy difícil de clasificar. A mí me encanta que mi línea sea precisamente la diversidad, pues siempre he odiado encasillarme.
Mis libros se han publicado en varios países de Europa (Francia, Italia, Portugal, Alemania, Dinamarca, Suecia, Noruega, Islandia), América (Canadá, EE.UU. México, Colombia, Perú, Argentina, Brasil) y Asia (Corea, Líbano, China, Japón).
Retrato
Por mi trabajo he recibido más de veinticinco premios, que siempre me han animado a continuar: premio "Altea", accésit premio “Lazarillo”, premio "El Barco de Vapor", "Il Paese dei Bambini", en Italia, premio ASSITEJ-ESPAÑA (Teatro), premio “Gran Angular”, premio "White Raven" (en dos ocasiones), en Alemania, premio Ala Delta, premio Cervantes Chico... En 2009 me concedieron el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, que todo el mundo dice que es un premio muy importante. Pero el mejor premio de todos son los lectores, niños y jóvenes con los que no me canso de hablar, con los que me divierto, con los que me enriquezco siempre. Niños y jóvenes que me escriben preciosas cartas, que me llaman a veces por teléfono, que me mandan correos electrónicos... Ellos siempre me piden que no deje jamás de escribir, pero me temo que voy a defraudarlos. Sí, lo siento, he decidido que solo voy a escribir hasta que cumpla ciento treinta y siete años. Después, tengo pensado hacer otras cosas.
Alfredo Gómez Cerdá
 

CUADERNO DE OFICIOS

DIME QUIEN ERES Y A QUE TE DEDICAS???????????????






MEDICO
Nos visita un medico en infantil en la sesion de grupos interactivos






CASTAÑERA






CARNAVAL LOS OFICIOS









LOS FUTBOLISTAS DEL ALBACETE





EL APICULTOR







EL CARTERO







UN MISIONERO






Sugiere el libro que más te ha gustado



¿Qué libro te ha gustado más?

De los libros que has leído de Alfredo Gómez Cerdá, cual te ha gustado más y porque.


La Princesa y el Pirata





Soy Jeronimo




El cartero que se convirtió en carta.......etc











CUENTASELO A TUS COMPAÑEROS

lunes, 4 de marzo de 2013

AÑADE LA BIOGRAFIA DE........





¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SE EL PRIMERO EN AÑADIR LA BIOGRAFIA

 DE ALFREDO GOMEZ CERDA
AL CUADERNO DE LAS BIOGRAFIAS 
DE LA BIBLIOTECA!!!!!!!!!


Ya sabes habra una recompesa.

domingo, 3 de marzo de 2013

NOS VISITA ALFREDO GOMEZ CERDA




El día 14 de marzo vendrá a nuestro colegio el escritor de literatura infantil y juvenil Alfredo Gómez Cerdá. Prepararemos su visita con antelación investigando  sobre su vida y su obra.
Hemos leído algunos libros de este autor que nos dedicará  y firmará el día que nos visite ,y además en la biblioteca hay expuestas  muchas de sus obras que podemos llevar en  calidad de préstamos.
Aquí os dejamos un enlace a la Página personal del autor, para que conozcamos un poco más sobre él.